El Ministerio de Defensa surcoreano ha realizado un ataque simulado en respuesta al lanzamiento de Pionyang.

Corea del Sur ha lanzado bombas cerca de la frontera con Corea del Norte y ha amenazado con “exterminar” al líder norcoreano, Kim Jong-un. Las declaraciones fueron realizadas por el coronel surcoreano Lee Kuk-no en respuesta al lanzamiento de un misil balístico norcoreano que sobrevoló Japón.

“Si Corea del Norte amenaza la seguridad del pueblo surcoreano y la alianza de Corea del Sur con EE.UU. con sus armas nucleares y misiles, nuestras fuerzas aéreas exterminarán el liderazgo de Corea del Norte con nuestras fuertes capacidades de ataque”, advirtió el coronel, citado por NK News.

Cuatro aviones de combate F15K dejaron caer ocho bombas Mark 84cerca de Taebaek, en la provincia fronteriza de Gangwon-do. El Ministerio de Defensa surcoreano publicó imágenes del simulacro, mientras que la Agencia para el Desarrollo de Defensa surcoreana (ADD) reveló un video de sus propias pruebas de misiles balísticos realizadas la semana pasada.

Listos para una represalia

Los más altos jefes militares de EE.UU. y Corea del Sur acordaron articular medidas de respuesta al lanzamiento norcoreano, comprometiéndose incluso a estar listos para una acción bélica. El general surcoreano Jeong Kyeong-doo aseguróque Piongyang enfrentará una “represalia resuelta” si persiste en su ánimo belicoso.

Por su parte, la ADD aseguró que “nuestro Ejército tiene la capacidad de realizar ataques de misiles con una precisión de nivel superior, y el poder para atacar cualquier lugar en Corea del Norte si es necesario”.

Washington está considerando la posibilidad de desplegar armas estratégicas en el territorio surcoreano.

  • Corea del Norte disparó en la madrugada de este martes un misil balístico que pasó por el espacio aéreo japonés. El proyectil, que alertó a la población de la región japonesa de Tohoku, se dividió en tres partes y habría caído en el océano Pacífico, a unos 1.180 kilómetros al este de las costas de la isla nipona de Hokkaido, al norte de Japón.
  • El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, aseguró que el acto es “una amenaza grave y sin precedentes”, y subrayó que su Gobierno pretende “hacer el máximo esfuerzo para proteger las vidas” de su pueblo.
  • Japón, Corea del Sur y EE.UU. han pedido que el Consejo de Seguridad de la ONU convoque una reunión de emergencia tras la nueva prueba por parte de Corea del Norte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here