En Brasil, dos asaltantes en motocicleta fueron interrumpidos en plena fechoría por la peor de sus pesadillas.

De acuerdo con el sentido común, los criminales velan por que no haya policías a su alrededor antes de cometer un asalto en plena vía pública. El problema es que los oficiales también transitan por las calles fuera de horas de trabajo, y muchas veces armados, cosa que comprobaron dos desafortunados asaltantes en São Paulo, Brasil: un policía fuera de servicio que conducía por el lugar los ahuyentó a mitad del crimen, obligándolos a dejar botada su motocicleta en plena huida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here