Nunca pudo superar los abusos que desde sus ocho años Maryory Almendárez recibió del sacerdote que sus padres tanto respetaban en Danlí, El Paraíso.

Prepararse para recibir el sacramento de la confesión fue una de las peores pesadillas que vivió, sobre todo cuando realizó la confesión.

Fue en ese momento que el sacerdote German Flores Méndez aprovechó para besarla, relató la joven a su hermana Isis Almendárez.

Ese testimonio está plasmado en el expediente que el Ministerio Público abrió en el caso desde el 4 de diciembre de 2017.

Su hermana Isis es la que ahora exige justicia.

Maryory vivió con ese secreto por casi 20 años y solo en su lecho de muerte reveló lo que por años cargó en su corazón.

“Siempre le pregunté a mi hermana qué le había hecho el padre German Flores para odiarlo tanto.

Y fue hasta que sintió que moría que me reveló que el padre era un depravado sexual”, relató Isis Almendárez en las declaraciones que dio a la Fiscalía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here