Cualquier persona entendida en la materia de Fenómenos Meteorológicos, podrá decir que en teoría, para que resulte una nevada se deben cumplir ciertos requisitos de ubicación, altura y temperatura, los que en Centroamérica no se cumplen, en teoría, ya que conocedores en la materia han reportado caída de nieve y no de granizo como muchos piensan.

Reportes antiguos de caída de nieve

Quizá el reporte más antiguo en Centroamérica se dio en Tegucigalpa a través de un prestigioso historiador y escritor estadounidense llamado William Vincent Wells, quien reportó una tormenta de nieve y granizo que cayó en diciembre de 1848 así como el inusual hecho que el mercurio había bajado al punto de la congelación; este relato viene de un hombre que conocía perfectamente la diferencia entre granizo y nieve, y de hecho al inicio de su escrito marca la diferencia al decir “Una tormenta de nieve y granizo cayó en diciembre de 1848”

Reportes del siglo XX

La fotografía más antigua de caída de nieve en Centroamérica es de Costa Rica donde la revista Pandemonium publicó una imagen de 1914 en una nevada ocurrida en las cercanías del Volcán Poás.

Curiosamente el año siguiente en Nicaragua el Ejército de los Estados Unidos tomó una foto de las montañas de Estelí cubiertas de nieve.

Ya en años más recientes se han reportado nevadas y granizadas en Guatemala donde este fenómeno es más frecuente en la zona de San Marcos.

También en Honduras y El Salvador, en la zona conjunta de El Cerro El Pital, se han reportado caidas de nieve, un evento que fue cubierto especialmente por la prensa de El Salvador debido a la facilidad de acceso desde ese país.

Lo mismo ha sucedido en Costa Rica en varios años lo que nos indica que si es cierto que ha caído nieve en Centroamérica en contra de los patrones meteorológicos es que algo está pasando, aunque muchos nieguen la existencia del Cambio Climático, quizá es la razón más próxima de ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here