Jordi Mestre, vicepresidente deportivo, defiende el fichaje meses después de que Albert Soler asegurase que el club no se vería envuelto en esa dinámica

El brasileño, presentado en el Camp Nou ante más de 7.000 personas, sufre una lesión en el muslo derecho que le mantendrá tres semanas de baja

Es lunes festivo en Barcelona. Y eso que la Navidad ya ha caducado. Si en las calles las rebajas arremolinan a la gente, en el Camp Nou se han congregado 7.436 personas, en su mayoría jóvenes que han ampliado sus vacaciones un día más, para celebrar el dispendio más elevado en la historia del Barcelona. Philippe Coutinho ha puesto en éxtasis al personal cuando se ha enfundado la camiseta y ha gritado “Visca el Barça” en su presentación. Antes, el presidente Josep Maria Bartomeu ha agradecido al jugador “su paciencia y determinación”, así como al Liverpool que “hubiera dejado que el futbolista saliera”… tras hacer un apaño en el precio del traspaso, según ha desvelado el vicepresidente deportivo, Jordi Mestre.

En el Barça todo son aplausos por esta operación, al considerar que es la pieza que cuadra su castillo de lego. Aunque para ello haya tenido que invertir 160 millones de euros, 120 fijos y 40 en variables (si bien el club, por confidencialidad pactada con el Liverpool, no desea confirmar la cantidad). De hecho, es el fichaje más caro de la historia azulgrana y aumenta a 312,5 el desembolso de esta temporada en contrataciones. Nadie nunca hizo algo así.

“El interés del club ha sido traer a Coutinho a casa. La diferencia respecto al verano es la rebaja sustancial en las condiciones, hubo una rebaja importante”, aseguró el vicepresidente deportivo, Jordi Mestre, después de que en verano el director de deportes profesionales, Albert Soler, anunciara una oferta de última hora del Liverpool de 200 millones y defendió que el Barcelona no iba a entrar en esa locura en la que finalmente se ha visto inmerso. “No me consta que haya presentado la dimisión”, ha indicado el directivo al respecto. “Nuestra responsabilidad es que, si la dirección deportiva nos pide a un jugador y lo podemos traer, vendrá. La solución es fácil”, zanjó.

Un gran honor

¿Y Coutinho? ¿Le preocupa ser la incorporación más costosa del Barça? En absoluto. “Esto es un honor para mí, un gran honor. El tema del dinero es entre los clubes, yo tengo mis objetivos, que son ser feliz, ganar títulos y disfrutar. Es mi único pensamiento”, responde sin rechistar después de recibir asesoramiento de su buen amigo Neymar y de Luis Suárez, ex compañero en el Liverpool: “Hablé con Neymar y me felicitó. Me dijo cosas de la ciudad y de los compañeros, que es un vestuario increíble, algo que también me lo decían Paulinho y Luis. Hoy coincidí con algunos compañeros en la Ciutat Esportiva y me enseñaron dónde entrenamos o comemos. Espero ser feliz aquí. Es un sueño”. No en vano, esa última fue la palabra que más repitió.

Es evidente que Coutinho tiene unas ganas locas de debutar, pero no podrá ser hasta febrero. Las pruebas médicas determinan que tiene una lesión evolutiva en el recto anterior del muslo derecho que le impedirá jugar en 20 días. Es decir, que su debut podría producirse ante el Espanyol, el club en el que jugó cedido hace seis años. Las vueltas que da la vida, como bien sabe ese chiquillo que con cinco primaveras deseaba jugar en el Barça. Objetivo cumplido.

Anuncios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here