Lo denunció su madre en Facebook, absolutamente indignada, y su queja se convirtió en viral.

Tanto, que eliminó el mensaje. Pero la historia ha seguido dando la vuelta al mundo entre comentarios de “injusticia”, “incomprensión”, pero también “valor”.

Niamh Baldwin, una adolescente británica de 14 años, quería hacer una buena acción y terminó castigada en aislamiento por su colegio.

La joven decidió afeitar su larga melena rubia para donarla a la ONG Little Princess Trust, especializada en la elaboración de pelucas de pelo natural para las pacientes de cáncer.

A pesar de sus buenas intenciones, cuando volvió a su colegio, una academia bastante elitista en el suroeste de Inglaterra, a sus profesores la iniciativa no les hizo ninguna gracia.

La castigaron poniéndola en aislamiento y le obligaron a tapar su cabeza rapada con un pañuelo hasta que el pelo volviera a crecer.

“Me parece un gesto tremendamente valiente y me hace sentir muy orgullosa, pero me molesta que el colegio le haya hecho sentir tan mal y la haya puesto en aislamiento porque su pelo tiene que tener al menos un centímetro de largo para poder entrar en clase y salir al recreo”, escribió Anneka, la madre, en Facebook, “estoy que echo humo”.

La directora del colegio, incluso tras el revuelo que la publicación viral de la mujer provocó en todo el mundo, no se movió sin embargo ni un ápice de su opinión inicial.

El colegio tiene sus normas y los alumnos tienen que saber que hay consecuencias: tendrá que permanecer en la sala de aislamiento haciendo deberes hasta que su pelo no sea tan extremadamente corto”, explicó al Mail Online.

Respecto a las quejas de la madre, la directora afirma que la familia debía haber avisado a la escuela antes de tomar una decisión tan radical.

La ONG, por su parte, ha hecho bandera del gesto de Niamh, aunque con reparos: “Nos entristece mucho la situación de Niamh, aunque entendemos los motivos del colegio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here