Nos guste o no, las esperanzas de Estados Unidos en la Copa del Mundo 2022 están en manos de sus jóvenes jugadores


De los 11 jugadores que comenzaron con la selección masculina de Estados Unidos el miércoles por la noche contra Costa Rica, ninguno estaba vivo cuando este país fue sede de la Copa Mundial de la FIFA. Eso fue en 1994, hace solo 27 años. Algunos de los partidos se jugaron en Dallas, donde el delantero Ricardo Pepi juega ahora en la Major League Soccer. En ese momento, estaba a ocho años de nacer.

El USMNT comenzó su alineación más joven, en este clasificatorio para la Copa del Mundo en Columbus, Ohio, una decisión que se tomó porque los “niños” son tan buenos, pero también porque sus mayores simplemente no lo son. Esto está teniendo un impacto en el intento de llegar a Qatar 2022 que muchos de los seguidores del equipo están desestimando con demasiada indiferencia.

MÁS: USMNT obtiene una gran victoria de clasificación para la Copa Mundial después de un susto temprano

La victoria 2-1 sobre Costa Rica fue innecesariamente desgarradora porque este equipo, cuyos jugadores promedian 22 años y 199 días de edad, jugó, por momentos, como niños. La defensa tropezó en el primer minuto ante un avance que obligó al portero Zack Steffen a abandonar su área para despejar el balón de cabeza. Su esfuerzo no fue lo suficientemente fuerte como para que el balón cruzara la línea lateral, y fue salvado por el lateral izquierdo costarricense Ronald Matarrita, quien envió un centro sobre la defensa estadounidense al extremo sin marcar Keysher Fuller. Disparó un tiro rodante que Steffen pareció no ver hasta que estuvo detrás de él.

El lateral derecho Sergino Dest empató el partido en el minuto 25 con un zurdazo golazo Golpeó después de una hermosa recuperación del mediocampista adolescente Yunus Musah, quien preparó a Dest para moverse al espacio sobre el área y disparar el balón hacia la esquina izquierda.

Con el juego empatado 1-1 al comienzo de la segunda mitad, el defensor Miles Robinson envió un pase lateral suave y perezoso hacia el compañero central Chris Richards, quien no reaccionó al error de Robinson y vio al veterano de los Ticos Bryan Ruiz interceptar el balón y despegar sin nadie entre él y la meta de Steffen. Ayudó que Ruiz tenga 122 años, está bien, solo 36, por lo que Robinson pudo atraparlo cerca de la parte superior del área y despejar el balón.

En el minuto 65, Weah se liberó por el lado derecho del área, aceptó un pase de Dest y disparó un tiro tan repentino y enfático que solo pudo haber sido detenido por uno de los mejores porteros del mundo. Afortunadamente para la selección masculina de Estados Unidos, el jugador costarricense que encaja en esa misma descripción, Keylor Navas del Paris Saint-Germain, partió en el entretiempo debido a un tirón muscular.

El disparo de Weah se estrelló contra el poste derecho y golpeó al reemplazo de Navas, Leonel Moreira, en su costilla izquierda. Luego rodó sobre la línea de gol. Los goleadores oficiales del partido del miércoles lo marcaron en propia meta.

MÁS: Berhalter de USMNT defiende la selección del equipo en la derrota de Panamá

En el tiempo añadido, Costa Rica sacó una falta a 30 metros del área y no tuvo más remedio que enviar el tiro libre al área y esperar lo mejor. Estados Unidos golpeó la pelota con una maraña de piernas que nunca se conectaron del todo antes de aterrizar frente a Steffen, quien la cubrió. Hubo una falta de Costa Rica en el camino, pero podría haber sido una catástrofe.

Y eso es más o menos lo que uno debería esperar de este equipo, siempre y cuando sea contrarrestado por una avalancha de energía y talento creativo. Que es lo que ocurrió en Colón.

“Dije antes, no creo que se hable lo suficiente”, dijo el entrenador Gregg Berhalter a los periodistas. “Veintidós años y 199 días fue la edad promedio de nuestra alineación inicial. Eso es básicamente algo inaudito en el fútbol internacional. Ve a Alemania, Francia, Brasil, básicamente se enfrentan a equipos de 28 y 29 años.

“Entonces, para nosotros estar navegando a través de esta clasificación de CONCACAF, que es un oso, un monstruo, con este grupo, y la cantidad de aplomo que mostraron en el campo hoy, particularmente al bajar un gol, y luego en la segunda mitad estar arriba. un gol y manejar el juego bastante bien … Estoy orgulloso del esfuerzo. Los muchachos mostraron mucho aplomo. Y están creciendo, están creciendo como equipo “.

MÁS: ¿Por qué no hay VAR en las eliminatorias para la Copa Mundial de la CONCACAF 2022?

Estados Unidos se encuentra en esta situación porque el país no produjo prácticamente ningún jugador destacado de la selección nacional entre el delantero del Toronto FC Jozy Altidore (que cumplió 20 años en 2009) y el delantero del Chelsea Christian Pulisic (que cumplió 20 en 2018). Se podría llamar a esto el período entre la generación Freddy Adu: no surgieron Landon Donovan o DaMarcus Beasley o Clint Dempsey para reemplazar a los originales.

De los jugadores que compitieron por los EE. UU. En la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2009, solo el mediocampista Mix Diskerud y el extremo Brek Shea ganaron más de 25 partidos con selecciones nacionales mayores. Quizás el producto más exitoso de ese equipo fue Josh Lambo de los Jacksonville Jaguars, quien ha anotado 527 puntos como pateador de lugar en la NFL.

El equipo sub-20 de 2011, que incluía al delantero Bobby Wood y al mediocampista Sebastian Lletget, ni siquiera llegó a la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. El equipo de 2013 produjo solo al lateral derecho DeAndre Yedlin y a la mediocampista Kellyn Acosta, quienes tienen 110 partidos internacionales combinados.

Ante ese relativo vacío, Berhalter trató de apoyarse en la experiencia de Lletget, de 29 años, y Acosta, de 26, para controlar el mediocampo en el partido como visitante del domingo contra Panamá. Su fe no fue recompensada. La carga era demasiado pesada para que la llevaran esos dos, y Estados Unidos tropezó con una derrota por 1-0. Y muchos fanáticos, y algunos exjugadores convertidos en analistas, criticaron al cuerpo técnico por ese resultado.

“Lo que trato de evitar, especialmente con el equipo, es presionarlos debido a fuerzas externas”, dijo Berhalter. “Tenemos suficiente presión interna como para querer jugar de cierta manera. Queremos jugar bien. Y queremos ganar partidos. Toda la clasificación para la Copa del Mundo es difícil. Toda la clasificación para la Copa del Mundo es un desafío. Y a veces siento que la gente lo olvidó. Y la gente piensa que es pan comido. Y vamos a jugar contra el equipo más joven en la historia de US Soccer en un juego y vamos a pasar rápidamente a través de estos juegos. No es realista “.

MÁS: Calendario y clasificación de la Copa del Mundo

Si se está preguntando si ha habido avances desde la Calamidad de Couva, la noche de hace cuatro años y tres días cuando el USMNT no logró clasificar para la Copa del Mundo, considere que la derrota por 2-1 ante Trinidad y Tobago fue la décima y última. partido de la etapa final de clasificación para Rusia 2018. La derrota dejó a la USMNT con un total de 12 puntos, que no fue suficiente para clasificar automáticamente (sí, lo sé) ni suficiente para ingresar al playoff intercontinental otorgado al equipo que colocó cuatro.

Esta plantilla ha jugado seis partidos hasta la fecha: tres en casa, tres fuera de casa. La victoria del miércoles por la noche colocó el total de Estados Unidos en 11 puntos. Eso es 1,83 puntos por partido. La media de hace cuatro años era de 1,2 puntos por partido.

Los estadounidenses ganaron tres juegos en lo que entonces se llamaba “el maleficio”. Ya han igualado ese total en poco más de la mitad del tiempo. Perdieron sus dos primeros juegos en 2016-17. Solo tienen una derrota en media docena de jornadas, ubicándose segundo en el Octagonal y tres puntos por delante del cuarto lugar Panamá.

“No fuimos lo suficientemente listos al principio, pero lo hicimos bien después de eso”, dijo Dest a los periodistas. “Trabajamos en equipo y es muy agradable de ver.

“Somos como hermanos el uno para el otro, y creo que es muy importante competir al más alto nivel y ganar partidos. Porque el fútbol no tiene por qué ser siempre un buen juego de posesión y esas cosas. Los puntos son los más importantes.

“Tenemos un equipo realmente joven. Somos como talentos, talentos realmente futuros. Todos trabajamos juntos y todos adquirimos experiencia. Porque estos juegos son difíciles. No estamos acostumbrados a jugar contra estos oponentes”.



BUSCA TAMBIEN

De Paul toma el mando

El Atlético está empezando a descubrir al Rodrigo de Paul de la selección argentina. Un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *