Comuneras de Acomayo en Cusco se adaptan a la era digital

[ad_1]

La crisis que generó la pandemia hizo que muchos emprendedores tengan que reinventarse para reactivarse económicamente. Es el caso de las comuneras de la provincia de Acomayo que han encontrado en el uso de la tecnología una herramienta ideal para promocionar sus productos.

Hasta antes del confinamiento, las rurales emprendedoras nunca se preocuparon por tener un buen celular u ofrecer y vender sus productos por las redes sociales. Pero la nueva normalidad las ha llevado a ello y han tenido que invertir en equipos que les comprometieron entrar en el mercado digital. También han tenido que aprender a usar las redes sociales.

El atractivo

La población de Acomayo ancestralmente se ha dedicado a la agricultura y ganadería. Con el paso de los años y la llegada de los turistas que visitan este poblado por su belleza, como el circuito de las Cuatro Lagunas, comenzó a dedicarse también a la venta de comida típica y artesanías, como ponchos, chalinas y chompas.

Este es el caso de Daneli Cusurpi Loayza Quispe, de la comunidad de Unión Chahuay en el distrito de Sangarará. Ella aprovechaba la cercanía de su vivienda al circuito de Las Cuatro Lagunas, para vender sus tejidos que ella misma realiza y también ofrecía comida a los turistas. La pandemia trajo abajo todo su negocio, ya que no llegaron visitantes.

Ante ello, “Urpi”, como es conocida ahora, tuvo que reinventarse. Encontró en las redes sociales de Facebook y WhatsApp, una alternativa para volver a vender sus productos.

Situación similar vive Trinidad Mamani Ccascamayta, quien a sus 57 años nunca se imaginó utilizar las redes sociales para ganarse la vida. Ella se dedica a criar cuyes y venderlos para su consumo. Antes de la pandemia vendía 100 cuyes al mes, hoy apenas llega a 30.

Desde su WhatsApp, atiende pedidos que envía incluso a la ciudad del Cusco. Ella también se dedicaba al turismo vivencial. En su casa en la comunidad de Unión Chahuay, recibía turistas interesados ​​a experimentar por algunos días la vida en el campo y las actividades agrícolas. Negocio que también pretende impulsar por las redes sociales, una vez vuelva el turismo. “Estamos agobiados con las deudas del banco, tenemos que esforzarnos para ganar dinero”.

Ambas emprendedoras como muchas otras de la zona, reciben el apoyo de la Asociación Kallpa. Ellos emprendieron una agresiva campaña de alfabetización digital. Instruyen a mujeres como Urpi y Trinidad en el uso de redes sociales, además de brindarles apoyo logístico.

.

[ad_2]

BUSCA TAMBIEN

Inter igualó 2-2 ante Roma y se aleja del Milan en la Serie A

[ad_1] El Roma y el Inter empataron 2-2 este domingo en el Olímpico romano en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *