Cómo salir de la zona de confort


Muchas personas, en algún momento de su vida, se han sentido estancadas sin saber cómo cambiar la situación. Si piensas que estás desaprovechando el aquí y el ahora, y no sabes cómo salir de la zona de confort a la que te has visto sometido estos años, tal vez te convenga seguir leyendo. Parece difícil salir de ella, pero es posible. Incluso puede que te alegres y sepas aprovechar al máximo los beneficios que seguro llevar consigo.


Qué es la zona de confort y por qué debes salir de ella

Cuando hablamos de la zona de confort, nos referimos a un espacio físico y mental que no queremos traspasar para evitar riesgos. Aquí nos sentimos seguros y confiados porque apenas experimentamos cambios. Así, tampoco tendremos que estar alerta ante posibles imprevistos ni actuar ante posibles situaciones descontroladas.

La idea es no hacer nada nuevo o crear algo más allá de lo creado. En cierta manera, la seguridad que nos ofrece puede ser algo positivo, pero ciertamente estamos reprimiendo una parte de nosotros mismos que nos impide avanzar y hacer frente a nuestros fantasmas internos.

¿Realmente es “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer?”. Tal vez, aunque si no damos un paso más, nunca podremos superar nuestros miedos ni controlar nuestra propia existencia. ¿Por qué salir de ese habitáculo protector colmado de frustración oculta? Son varias las razones, aunque desde aquí vamos a intentar resumirlas de la mejor forma posible.


Si no eres capaz de cuestionar tu propia rutina, nunca tendrás la oportunidad de ampliar tu mundo, ya sea social, físico o mental. Salir de tu zona de confort te llevará a descubrir nuevas realidades, oportunidades y sensaciones. Puede que el camino no sea sencillo, pero si no lo intentas, te estarás perdiendo parte de la riqueza del mundo.

Cómo salir de la zona de confort

Salir de esa burbuja te llevará a controlar tu vida. Tú llevarás las riendas y tu felicidad dependerá de ti mismo, no de situaciones o de terceras personas. Además, tus ansias por vivir aumentarán y sentirás cosas agradables, fruto del cambio. La rutina puede llegar a ser realmente agotadora y hacer que no te sientas vivo. ¡Acéptalo o disfruta del cambio!

Toma nota de estos consejos para saber cómo salir de la zona de confort y tendrás una ligera idea para saber por dónde empezar:

Crécete ante los riesgos

No debes tener miedo ante los retos o nuevas oportunidades que se presenten sino obtener la motivación adecuada y pensar que necesitas vivir cosas nuevas.

Plantéate tu rutina y sal de ahí

Cuestionar y experimentar son la base para vivir un gran cambio. Durante el camino, olvídate de los conflictos y no temas a lo desconocido, desmonta lentamente tu rutina e improvisa visitando otros lugares o conociendo a otras personas con una mentalidad diferente a la tuya. Tal vez te lleves una grata sorpresa.

Utiliza el mindfulness

El atención plena es la disciplina que se encargará de acoger los cambios en tu vida. Con esta filosofía te será más fácil hacerlo. Puedes acompañarlo con estos ejercicios de respiración.

Haz que tu entorno te apoye

Puede que tu círculo cercano no lleve muy bien que quieras hacer cambios. Sin embargo, debes animarles para que lo entiendan y te apoyen durante el proceso. A fin de cuentas, ellos han decidido cómo quieren vivir su vida, ¡tú también debes hacerlo!

Detecta excusas posibles para luchar contra ellas

¿Tu mente se ha puesto en piloto automático y se muestra reticente? No evites la parte de ti que rechaza el cambio, compréndela y haz que poco a poco se enfrente a lo nuevo.

BUSCA TAMBIEN

Cómo se vive por dentro una elección en tiempos de COVID-19

Como me ha ocurrido ininterrumpidamente desde 2016, fui sorteado para desempeñarme como vocal de mesa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *